domingo, 27 de julio de 2014

Dia 8 - Titisee-Neustadt (De) - Heidelberg (De)

Son las 8:00 de la mañana, amanece un día espléndido aun por la bruma que se forma en lago. Aún hay un par que no se han levantado y es que madrugar es opcional. Aprovecho para pegarme una ducha rápida y dejar todo recogido mientras el resto se levanta.



      

Una vez listos volvemos hasta el pueblo, para tomar la 500 que nos llevará hasta el primer destino del día. Es un tramo revirado y con muy buen asfalto por lo que el ritmo es alegre y divertido. En un periquete nos presentamos en Triberg, conocido por ser el pueblo de los relojes de cuco.



      

Una vuelta por aquí, una vuelta por allá...., entramos en una tienda a comprar una pegatina de Alemania, al final chapurreando spanglish se hace con ellas. Justo al salir le pregunto si las ha encontrado, a lo que la dependienta empieza a hablar en castellano, resulta que es española.... jajjajajjajjajaajja!!!, y es que zipi le ha preguntado por las pegatinas y ni le habia pillado el acento.

      

Tras un rato de charla nos movemos a ver un reloj de cuco que ocupa una casa entera, esta cerca por lo que no tardamos en llegar. Previo pago de 1,20€ por persona lo vemos por dentro y al salir al jardin lo ponen en marcha para nuestro deleite, es lo que tiene pagar.


      

      


      

Continuamos nuestra ruta pasando por algún reloj de cucó más, en el camino paramos en otro que nos llama también la atención. Unos paisanos echan dinero y lo vemos en movimiento.


Siguiendo nuestro itinerario llegamos a la autopista 5 donde Alex me pregunta el limite de velocidad, a lo que me quedo mirando el gps y que leches!, sino hay...., esto es la autobahn!!! Para cuando me quiero dar cuenta, ya le ha enroscado la oreja a la moto y va todo lanzado. Asi que ahi voy yo tambien poniendo la GS a 245km/h que segun el gps son unos 230km/h reales, joder como miente el marcador.


Para cuando nos queremos dar cuenta hemos perdido a zipi y zape, por lo que bajamos el ritmo y nos pegamos al carril derecho. Parada a repostar que esos estrujones me han reventado el consumo, xDDD


Al salir de la gasolinera y tras unos kilómetros llega el MEGA-ATASCO, que nos hace circular entre los coches, por suerte muchos se apartan y hacen un carril, otros mas ostentosos te intentan putear como pasa mucho por españa. Mientras sorteamos coches y demas, busco una alternativa por lo que nos salimos rapido de la autobahn. Habran sido unos veinte kilómetros de caravana con un sol de justicia.



Llegamos a Sinsheim, donde vamos a visitar el museo auto tecnico, un sitio impresionante que recoge una gran variedad de coches, motos, tanques, aviones, trenes, etc..... El llegar y ver un Concorde sobre el techo es bestial. Es exagerado el volumen de material que hay alli expuesto. Disfrutar de aquello requiere algo tiempo y es un sitio que merece la pena verlo.


Aquí solo dejare una seleccion de fotos pequeña ya que merece la pena venir a verlo.

      

      

      

      

      

      

      

      

      

      

      

      

      


Visto el museo por encima, partes a fondo y con el estomago lleno nos vamos a Heidelberg donde hemos pillado un hotel, hoy toca cama y una buena ducha.



Una vez aposentados, nos cambiamos y en la moto nos vamos al casco viejo a dar una vuelta. Heidelberg es una ciudad con mucho ambiente joven, es una zona turística y se nota.

      

      

      

      

Visitamos el  imponente puente con sus torreones, desde éste vemos el castillo al fondo que es un atractivo de la ciudad. Damos una vuelta por las calles y tomamos algun zurito que otro. El ambiente es de fiesta y se nota.


En otro bar decidimos cenar y por suerte tiene carta en español. 

      

Tras una buena cena regada con un zurito toca ir volviendo al hotel, alguno va mas doblado que otro....

      

Mañana ya hay que ir pensando en volver a casa....


0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;